El proceso terapéutico

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

El proceso terapéutico no es un proceso lineal, sino que es cambiante, con altibajos. Existen subidas, bajadas, avances, parones, retrocesos…

¿Esto significa que durante la terapia volveré cada “x” tiempo al punto de partida, al principio? No, no es así.

En el momento en el que tomamos la decisión de cambiar y empezar a trabajar por nuestro bienestar en terapia, por muchos altibajos, parones o bajadas que haya, y por muy intensas que nos parezcan, no volveremos al punto inicial desde el que partíamos, o por lo menos, ya no de la misma forma.

Imagínate una escalera: cuando estamos en terapia, podemos avanzar y subir tres escalones y luego retroceder uno, subir dos y volver a bajarlos de nuevo…

De esta manera, poco a poco, y a tu ritmo, irás subiendo peldaños de tu escalera y avanzando.

Es necesario tener claro que estas “bajadas de escalones”, forman parte del proceso y del trabajo terapéutico. No nos tenemos que desmotivar ni derrumbar ante estos retrocesos, sino aceptarlos y saber que son siempre una oportunidad de aprendizaje.

Otros artículos del Blog

Reencontrarse con uno mismo

Reencontrarse con uno mismo

A veces, la vida empieza a ponerte delante de los ojos esas cosas que en ocasiones tratas de no ver, de tapar, de evitar. A veces,

Deja un comentario

× Resuelvo tus dudas.